Nuevas formas de mirar,
nuevas formas de hacer.

Entendemos el teatro clásico como una fuente de contraste con nuestro día a día. Lo vivimos como un lugar al que se accede para entendernos mejor a nosotros mismos en la actualidad. Miramos a nuestros clásicos como el espejo del pasado donde aprendemos cómo caminar hacia el futuro. Porque las claves de adónde vamos siempre está de donde venimos.

El hombre y la Sombra

Rehabilitamos espacios
a través del teatro

En nuestro camino nos hemos encontrado con grandes retos. Mira las aventuras que hemos creado.

Lope, Calderón, Shakespeare…

Solo son clásicos si son contemporáneos